domingo, 4 de febrero de 2018

Bizcocho de plátano

Buenos días queridos amantes de la naturaleza,

Hasta ayer, había pensado en los pajaritos con esa clásica afirmación: ¡qué mooooono! Pero ayer se me acabó el glamour. Estaba yo estudiando cuando de repente escuché unos golpes tremendos en el salón de mi casa. En vez de pensar de manera prudente: "uy, ¿habrá un ladrón? ¡voy a esconderme!...que quizás habría sido lo lógico, corrí hacia el salón presa de la curiosidad...

¿Qué creen que me encontré? Un gorrión con carilla de agobiado intentando volar atravesando el cristal del salón. ¡¡Qué penita, verle así, como esa carita de "no puede ser"..."por ahí está el cielo"..."no puede ser"..."por ahí está el cielo"...¡¡su pensamiento lógico-matemático ya no daba más de sí!!

¿Cómo lo saqué de casa? Pues verán, tras probar los métodos tradicionales: ponerle unos trozos de pan para guiarle hasta la salida (¡fracaso total!), tratar de razonar con él diciéndole "pío pío" desde fuera para que "acudiese a mi llamada" (¡¡tampoco resultó!!), asustándole un poco para que volase por el salón con la esperanza de que encontrase la salida (¡aquello parecía una exhibición de aves rapaces, volando tan cerca que casi me rozaba el pelo!)...

No tuve más remedio que actuar. Llegaba tarde a una cita con mi hermana, que estaba de visita en la ciudad; así que decidí pasar a la acción. Me metí en mi rol de "cowboy urbano", y con la ayuda de una rebeca, agarré una manga mientras la agitaba en círculo para obligar al ave a dirigirse hacia la ventana. ¡¡En dos minutos estaba fuera!!

...ay almidoneros. ¡¡Nunca sabe una a lo que se tendrá que enfrentar cada mañana!! ¿no creen?

BIZCOCHO DE PLÁTANO (10 trozos)


Ingredientes


  • 4 plátanos canarios maduros (700 g pesados con cáscara)
  • 100 g nueces peladas
  • 100 g almendras peladas crudas sin piel
  • 35 g miel líquida
  • 4 huevos medianos
  • 50 ml leche de almendras (marca Alpro de "La Asturiana")
  • 1 sobre de levadura para bizcochos sin gluten (yo usé marca "Royal")
  • canela en polvo (opcional)

  1. Precalentar el horno a 180 grados, calor arriba y abajo (unos 10 minutos).
  2. Meter todos los ingredientes en el vaso y mezclar todo bien con la ayuda de un robot (yo usé la Thermomix).
  3. Engrasar un molde redondo desmontable de 25 cm, con aceite de girasol. Podemos usar cualquier molde que sea apto para el horno, aunque no sea desmolde.
  4. Echar la masa en el molde engrasado y meter en el horno a media altura durante 35 minutos. Pasado este tiempo, cubriremos el bizcocho con papel Albal (sin sacarlo del horno) y apagaremos el horno. Dejaremos el bizcocho dentro hasta que se enfríe, aprovechando el calor residual.
  5. Esperar a que se enfríe para desmoldarlo.

Próxima publicación: cuando me recupere de la operación del hombro izquierdo (que es mañana). ¡Hasta pronto, Amigos!

miércoles, 24 de enero de 2018

Lomo con verduras y salsa de soja

Hola mis queridos y educados lectores.

¿Son ustedes amantes de la buena educación y de un correcto comportamiento a la mesa? ¿Sí? Pues entonces tengo que advertirles de algo que quizás desconozcan: ¡¡corren peligro de muerte!!

...no, no, los que piensen que exagero, que sigan leyendo y lo entenderán.
Estaba yo cenando en casa de una buena amiga unos suculentos espárragos trigueros. Me percaté de un detalle: no había desechado la parte final (de textura más fibrosa) antes de cocinarlos en la sartén. Por no despreciar aquel manjar, decidí comerme los espárragos enteros. 
...Fue entonces, al intentar tragarme los dos "finales" de aquellos alargados vegetales, cuando noté esa sensación inequívoca en la garganta, de que aquello se había quedado "atascado". Empecé a toser: ¡AJÚ, AJÚ, AJÚ...! ¡¡AJÚ, AJÚ, AJÚ!! Y así, durante unos 5 minutos seguidos. Mi cara iba cambiando de color por momentos, pasando del rojo, al azul, al morado...en cuestión de segundos. 

En aquel momento, de cariz dramático, no pude evitar fijarme en la cara de susto de mi pobre amiga, que no sabía si sacar el "sacude alfombras" para golpearme en la espalda, o llamar al 112.

Por suerte, todo quedó en un susto, y pudimos seguir cenando tranquilamente. Como imaginarán, una vez transcurrida la cena, alabé a la cocinera por tan suculenta cena. ¡Y es que una cena preparada con AMOR, sabe a gloria incluso si corres peligro de muerte! 

La receta de hoy es de mi suegra, y para vuestra tranquilidad, no lleva espárragos trigueros ;)

Como siempre, es una receta: sin gluten, sin lácteos y sin almidón.


LOMO CON VERDURAS Y SALSA DE SOJA
(4 personas)

 Ingredientes:

  • 400 g cinta de lomo (en rodajas finas)
  • 1 Pimiento rojo (400 g)
  • 1 pimiento verde (300 g)
  • 500 g zanahoria
  • 1 cebolla dulce (200 g)
  • Salsa de soja sin gluten (yo usé marca "Fanya")
  • Aceite de oliva (un chorro muy generoso)
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  1. Pelar las zanahorias con un pelador de papas, lavarlas y cortarlas en bastoncitos muy finos.
  2. Echar las zanahorias en un recipiente para microondas con tapa, y cubrir de agua. Cocer en el microondas a potencia máxima durante 15'.
  3. Pelar la cebolla y picar muy fina. Reservar.
  4. Lavar los pimientos y cortar en tiras muy finas. Reservar.
  5. En una sartén grande, echar un chorro generoso de aceite de oliva. Freír al mismo tiempo: la cebolla, los pimientos y la zanahoria escurrida. Cuando los pimientos estén dorados, retirar de la sartén y reservar.
  6. Salpimentar los trozos de lomo de cerdo y freír en la misma sartén que usamos anteriormente, durante 5'. Desechar el exceso de líquido que puede quedar en la sartén al freír la carne. 
  7. Con la ayuda de unas tijeras y de un tenedor, cortar la carne en tiras muy finas. Añadir a la carne troceada la verdura y regar con un chorrito generoso de salsa de soja. ¡Listo para servir! 
Este plato se puede preparar el día antes de comerlo. Otra posibilidad, es preparar la fritura de verdura el día antes, y en el momento de servir, freír y cortar la carne de cerdo. Así la carne quedará más jugosa.

En menos de DOS SEMANAS me operaré del hombro izquierdo (para quitarme las calcificaciones que tengo desde hace 10 años). Sólo hace un mes y medio desde que me operé del hombro derecho, así que aquí estoy: armándome de valor y de paciencia para enfrentarme al SEGUNDO ROUND. Como imaginarán, estaré un tiempo sin escribir, para recuperarme de ambos "alerones". ¡Deséenme suerte! :)))

domingo, 10 de diciembre de 2017

Bombones caseros

Queridos almidoneros con descendencia,

¿qué actividad requiere de mayor concentración para ustedes? ...¿Leer el prospecto de un medicamento? ¿Hablar por teléfono?...¿O es quizás cocinar, mientras leen una receta?

Yo lo tengo claro: hay una tarea que es 100% incompatible con cualquier otra actividad, una CONVERSACIÓN MADRE-HIJA. Cuando tratas de transmitir esas pequeñas pero importantes enseñanzas de la vida a tus retoños, todo lo demás pasa a un segundo plano.

Prueba de ello es que, en cuanto me pongo trascendental y pedagógica en el coche, ¡¡ZAS!! ¡Me desoriento! Es entonces, cuando oigo esa voz inequívoca que dice:


-  "¡¡OYE MAMI, ESTO NO ME SUENA!!

Este año ya me ha pasado un par de veces, y he llegado casi una hora tarde a nuestro destino (a pesar de haberlo recorrido cientos de veces).

...La pregunta que me hago es: ¿les llegó a mis hijas mi MENSAJE TRASCENDENTAL? ¿O por el contrario, recordarán este día como aquél en el que tuvieron que guiar a su madre con el Google Maps del móvil desde el asiento de atrás?

...No lo sé, pero una cosa está clara: ¡¡la PACIENCIA ya la tienen más que afianzada!!!

 

BOMBONES CASEROS

Ingredientes:

  • 120 g manteca de cacao, en perlas (yo usé marca "ISWARI")
  • 90 g cacao puro en polvo (yo usé marca "VALOR")
  • 3 cuch soperas de miel (yo usé marca "Mellarius")

  1. Derretir la manteca de cacao en un caldero, al baño María y sin que hierva. Retirar del fuego.
  2. Añadir el cacao puro en polvo, poco a poco, removiendo bien para que no se formen grumos.
  3. Añadir la miel y mezclar bien.
Para hacer bombones: echar el chocolate en moldes de silicona (como una cubitera, pero hecha de silicona).

Para hacer una tableta de chocolate: echar el chocolate líquido sobre papel vegetal, que previamente hemos colocado en una fuente rectangular (ver foto) para que no se derrame. 

Meter en la nevera y ¡listo! Ya podemos desmoldar los bombones, o cortar en cuadraditos.


Los bombones (¡Gracias, Luisa, por esta fantástica receta!) son: sin gluten, sin lácteos y bajos en almidón




















Mañana me meto en quirófano para quitarme las calcificaciones del hombro derecho, así que en cuanto el cuerpo me deje, prometo seguir escribiendo en mi blog.


¡Nos vemos el año que viene! 

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pan de harina de garbanzo


¡Hola! ¿Qué tal están pasando el día? ¿Alguna anécdota que reseñar?

Yo siempre tengo los ojos bien abiertos para no perderme ningún hecho interesante a mi alrededor; porque no me negarán que hay pequeños detalles de la vida cotidiana que te arrancan una carcajada y que sin duda le dan alegría a tu día. Por ejemplo, esos comentarios hechos por alguien que te quedan para siempre en el recuerdo, ¡por graciosos! ¿Saben a lo que me refiero?

Ayer, sin ir más lejos, estaba yo comprando algo de fruta y verdura en una pequeña tienda de barrio, cuando el chico que me atendía (de unos 20 años, y con aspecto tosco), me preguntó con voz de cierta ALARMA en el momento del pago: ¡¡¡No se olvide Ud. del perejil!!! Porque se llevará perejil, ¿no?

Y fue entonces, cuando sus palabras salieron de lo más hondo de su alma: "A VER...PORQUE SI UNO LE PONE PEREJIL A LA COMIDA, podrá estar buena o mala, pero se nota que está hecha CON CARIÑO. Yo a todos los bocadillos que hago para mi novia, le pongo PEREJIL, porque OIGA, estarán buenos o malos, PERO LE HE ECHADO PEREJIL!!


Me imaginé a los dos tortolitos comiéndose sus bocatas con perejil, y no pude reprimir la carcajada...¡Y por supuesto, ahora aprecio de manera especial, los platos cocinados por mi suegra que están hechos con perejil ...porque si le ha echado perejil, ¡ENTONCES ES QUE LO HA HECHO CON CARIÑO :D

 

PAN DE GARBANZO
(12 porciones)

Ingredientes:

  • leche de almendras marca "Alpro" ORIGINAL La Asturiana (250 ml)
  • aceite de girasol (50 ml)
  • fructosa o azúcar blanca (50 g) Yo usé fructosa
  • psyllium 12 g (se encuentra en tienda FOODY de Madrid, zona Atocha o en su tienda online)
  • harina de garbanzo 500g (en FOODY)
  • levadura fresca (25 g) Yo usé marca Levital

  1. Precalentar el horno (calor arriba y abajo) a 200 ºC durante 10'.
  2. Mezclar los líquidos: la leche de almendras, el aceite de girasol y el azúcar. Calentar 2' a 37º C, velocidad 2 en la Thermomix o en un caldero hasta que "casi nos quememos el dedo".
  3. Añadir la levadura y mezclar bien. 
  4. Añadir la harina de garbanzo y el psyllium (viene en forma de polvo) y mezclar bien.
  5. Engrasar molde rectangular de 22 x 21 cms (lo ideal es usar uno de cristal) y echar la masa. ¡¡Paciencia, se pega a los dedos!!
  6. Meter en el horno, a media altura, durante 15'.
  7. Cuando esté frío, cortar en cuadrados. Recomiendo meter los trozos en un tupper, introducirlo en el congelador, e ir sacando un trozo cada mañana para el desayuno.

Servir recién hecho y acompañado de un poco de mermelada. Se puede comer solo, pues tiene un sabor dulce muy agradable. Es ideal para viajes o excursiones.

NOTA: dado que esta receta está hecha con GARBANZO (legumbre con más almidón del que consumí durante los primeros 2 años de dieta "sin, sin, sin"), recomiendo comerla SÓLO cuando tengan el DOLOR y el CANSANCIO controlados. Introduzcan dicho alimento con cautela (1 pan de garbanzo al mes, luego 2 panes al mes...y ven cómo responden).

domingo, 15 de octubre de 2017

Magdalenas de coco y mandarina


Hola empáticos amigos,

y digo empáticos y no simpáticos porque vengo acordándome de la anécdota que me contó un vecino hace unos días.

Estuvimos hablando de lo bonito que es tener mascotas en casa, de la compañía que te hacen, y esas cosas. Él, que siempre ha tenido perro, describió el lazo tan especial que se crea entre el can y el amo, y lo entrañable que era esa conexión emocional en comparación con el cariño que le podías coger a otros animales, como a un PÁJARO o a un PEZ.

No sé qué hizo con su último pájaro (¡no me quiero acordar!-  me dijo él con cara de misterio-). De lo que sí se acordaba era del destino que tuvo su último pez: HIZO UN VIAJE SIDERAL, me dijo. Yo, ingenua de mí, no me podía imaginar lo que aquello significaba, así que le pedí más detalles. Con un gesto como quien "mete todos los ingredientes en la olla", me contestó muy solemne: ¡lo eché por el WC!
Ante mi cara de asombro, se justificó con la siguiente frase lapidaria: ¡Es que no logré EMPATIZAR CON ÉL!

...para que se recuperen, les traigo unas magdalenas que inventé una mañana de domingo. A mí me gustó el resultado, pero ya me contarán. 
...Eso sí, sólo les voy a pedir una cosa: si no les gustan, ¡por favor no embarquen a las magdalenas en un VIAJE SIDERAL!
(Esta receta es: sin gluten, sin lácteos y muy bajos en almidón).

MAGDALENAS DE COCO Y MANDARINA
(16 unidades)

Ingredientes:

  • 200 grs de almendra cruda con cáscara
  • 25 g pasas sin pepitas
  • 25 g de coco rallado
  • 40 grs de miel líquida
  • 4 huevos (tamaño L, o sea "grandes")
  • 1/2 sobre de levadura sin gluten (yo usé marca "Hacendado")
  • peladura de limón (1 limón)
  • peladura de mandarina (1 mandarina)
  • sal (1/3 cucharada de postre)

1. Precalentar el horno a 170ºC durante 10 minutos.

2. Lavar muy bien el limón y la mandarina. Con la ayuda de un cuchillo afilado (o de un pelador de papas), quitarle la cáscara a la fruta, como haríamos para comernos la fruta pelada. Reservar la cáscara en un plato.

3. Moler las almendras (con cáscara), junto con: las pasas, el coco rallado, la cáscara de mandarina y la cáscara de limón. Hacerlo con la ayuda de un robot de cocina para que quede bien triturado.

4. Agregar el resto de ingredientes, es decir: los huevos, la miel líquida y la levadura. Mezclar bien hasta conseguir una masa homogénea.

5. Disponer los moldes (de papel o de silicona) sobre una bandeja de horno y rellenar cada uno de ellos hasta la mitad de su capacidad con la masa.

6. Meter las magdalenas en el horno durante 13 minutos (la bandeja debe colocarse justo a la mitad). Pondremos las dos bandejas de horno dentro a cocinar a la vez.


Próxima publicación: 15 de Noviembre de 2017 (Miércoles)


jueves, 14 de septiembre de 2017

Tratamiento con ondas de choque


Buenas tardes, queridos almidoneros.

Hoy no me pillan en mi mejor momento. El dolor de hombros que no mejoraba con mi dieta "sin gluten, sin lácteos y sin almidón" estaba originado por la formación de calcificaciones en los tendones de ambos hombros. He probado un tratamiento con ondas de choque, pero no ha servido para nada. Así que desde Julio, he tenido que aparcar mi ballet porque ya no puedo ni levantar los brazos.

Escribo este post con el único deseo de que mi experiencia (en este caso, "con triste final") les sirva a aquellos, que como yo, tienen calcificaciones en los hombros (o en alguna otra articulación).


La principal idea que les quiero trasladar, es que a mí NO ME HA FUNCIONADO: no han desaparecido las calcificaciones, no ha disminuido el dolor y encima es un tratamiento que duele mucho. Si quieren saber los detalles, sigan leyendo. 

TRATAMIENTO CON ONDAS DE CHOQUE

¿En qué consiste el tratamiento?


Se basa en los efectos mecánicos que producen las ondas de choque al pasar por los distintos tejidos del cuerpo humano; concretamente, en la distinta resistencia que ofrecen dichos tejidos, y que recibe el nombre de "impedancia sónica". Se van a producir una serie de microroturas en los tejidos, que obliga al cuerpo a repararlos.


¿El tratamiento duele? 

Sí. Las sesiones duran unos 15 minutos (en cada hombro). Te tienes que tumbar en una camilla, y casi diría que "mordiendo un palo" o "tomando un buen trago de whisky" (como hacen en las películas del oeste, antes de sacarle la bala al protagonista) para aguantar la sesión.

El terapeuta utiliza un utensilio que recuerda a un ecógrafo, echando primero gel transparente sobre la zona a tratar para aumentar la conductividad. Entonces, va regulando la fuerza con que emite las "ondas", en función del dolor que puedas soportar. No sé en otras partes del cuerpo, pero en los hombros (sobre el supraespinoso e infraespinoso) es una verdadera tortura.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Se suele probar a dar 3 sesiones (con dos semanas de descanso entre cada sesión), y si el paciente no ha notado mejoría, ahí termina el tratamiento (éste fue mi caso).

Si el paciente mejora, se puede dar un máximo de 5 sesiones.


¿Lo cubre la seguridad social?

No. Algunas sociedades médicas sí cubren la totalidad del tratamiento.


¿Ha sido eficaz para eliminar las calcificaciones?

No, en absoluto. Me hice ecografía y radiografía antes del tratamiento y una resonancia magnética tras la última sesión. Las calcificaciones eran IDÉNTICAS antes y después del tratamiento.


¿Ha sido eficaz para quitar el dolor?

No. Me dieron el tratamiento entre Abril y Mayo 2017, sin ninguna mejoría.

CONCLUSIÓN: 

¿Por qué no funcionó?

Mi traumatólogo me dijo que, aunque existen publicaciones que indican que en algunos casos el tratamiento con ondas de choque resulta eficaz para eliminar calcificaciones, él es muy escéptico. Sí es eficaz para romper las piedras del riñon (que presenta una textura de piedra sólida), pero no tiene sentido aplicarlo a las calcificaciones del hombro, que presentan una consistencia de PASTA DE DIENTES.

Espero que mi experiencia les haya servido para tener un poco más de información.

...A mí me toca pasar por quirófano a finales de año (la fecha dependerá de la lista de espera).

Me "arreglarán" el hombro derecho, para empezar. Ya sueño despierta con mi ballet, que he tenido que sustituir temporalmente por caminatas de 5 kms con bastones "de montañero" (¡la cosa es no dejar de hacer ejercicio, en lo que llega la operación, para estar lo mejor posible! Con los bastones llevo unas pintas, que para qué, pero me aseguro de movilizar los hombros aunque duelan).


¡Y es que el ejercicio es fundamental, y debemos "mover el esqueleto" en todas las circunstancias! Porque la MENTE es lo más importante, y las endorfinas contribuyen al buen ánimo, que no es fácil mantener cuando hay mucho dolor.

¡Gracias a todos por estar al otro lado de la pantalla! ¡Nos vemos pronto, almidoneros! 

Próxima publicación: 15 de Octubre 2017 (Domingo).  



jueves, 6 de julio de 2017

Ensalada de pimientos del piquillo y caballa

¡Muy buenas, timados y timadas de hoy! Hoy vengo a enseñarles LO QUE NO HAY QUE HACER. Seré breve:

1. Me llama el conserje al móvil y me dice que ha llegado un paquete para mí, pero que se da cuenta de que no estoy en casa. Hasta ahí todo bien.

2. El conserje me comenta que hay UNA PEQUEÑA CANTIDAD QUE ABONAR para recibir el paquete, por los gastos de envío. Se ofrece a "adelantarme el dinero" y pagarlo él porque es poca cantidad.
3. Pregunto qué pone el paquete. Me dice que es algo de "Saber Vivir"; (yo pienso: ¡anda! ¿Será alguna revista del programa de salud de las mañanas?).

4. Al llegar a casa por la tarde, esto es lo que me encuentro: una CARPETILLA decorada con un sinfin de imágenes de suculentos "regalos" (robot de cocina, sillón de masaje, un colchón con supuestos efectos curativos gracias a su poder magnético...). ¿Y qué contiene la misteriosa carpetilla? ¿Cuál es "el REGALO" por el que he abonado 4'95 Euros?

... ¡2 PARES DE PLANTILLAS!



Sí, queridos amigos, ¡¡acabo de obtener el carnet oficial de PRINGADA!!
(Al menos contándolo, espero que no le pase a nadie más).

Hoy traigo una receta fresquita para el verano: una ensalada refrescante sin gluten, sin lácteos y sin almidón.



















 

 

 

 

ENSALADA DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO CON CABALLA (4 PERSONAS)

Ingredientes:

1 lata de pimientos del piquillo (220 g peso escurrido)
2 huevos grandes
1/2 cebolla picada menudita
1 lata de filetes de caballa en aceite de oliva (120 g peso Neto)
1/2 vaso de aceitunas verdes sin pipa
vinagre de vino, sal y pimienta negra molida

  1. Poner a cocer los dos huevos, mientras hacemos el resto de la ensalada. Cuando la yema esté dura, meter los huevos en un vaso con agua fria para que se despegue con más facilidad la cáscara al pelarlos. Pelarlos. Guardar una yema para la decoración, y el resto lo trituraremos con la ayuda de un tenedor.
  2. Pelar la cebolla y cortarla muy menuda. Poner en un cuenco, y echarle un chorrito de vinagre de vino por encima y sal. Dejar macerar hasta que tengamos lista el resto de la ensalada.
  3. Cortar los pimientos de piquillo en trocitos pequeños.
  4. Meter en una ensaladera: el pimiento de piquillo, las aceitunas, el huevo picado, la cebolla, y la caballa (incorporando también el aceite de oliva de la lata). Mezclar bien todos los ingredientes. Salpimentar, decorar con la yema reservada y echarle un chorrito de aceite por encima (a la yema) para que brille y quede más apetitosa.

TRUCO: para pelar el huevo y que no queden restos de cáscara, pasaremos el huevo duro pelado por el chorro de agua del grifo, que arrastrará cualquier trocito de cáscara que se nos haya escapado.


Próxima publicación en Septiembre. ¡Feliz verano! ...Ah, ¡y no se ganen el carnet de PRINGADOS! ;)

Licencia Creative Commons