jueves, 20 de febrero de 2020

Dorada a la sal

¡Hola amigos de la RESILIENCIA!

He cumplido ya 3 semanas desde la operación de hombro derecho (resección acromio-clavicular), y he vuelto a vivir en primera persona lo importante que es buscar en tu interior en los momentos de "crisis".

¿Qué piensan ustedes en esos momentos en los que la vida les obliga a "tirar para adelante", a pesar de que el cuerpo les "retiene" por no estar al 100%?

Personalmente, lo hago FATAL, aquí donde me ven. Podría decirles que soy un modelo a seguir, que soy la más valiente, la más templada, la súper positiva...pero lo cierto es que mi EXCESO de FUERZA DE VOLUNTAD a menudo me juega malas pasadas. Les confieso, que hasta mi traumatólogo (¡sí, el que me quitó un trozo de clavícula y otro trozo de acromion!), me indicó que lo que estaba haciendo NO ERA SALUDABLE, ¡y me miró con expresión OJIPLÁTICA, al decirle que me había lanzado a lo Forrest Gump a andar 10 KM AL DÍA, calle arriba, calle abajo, a partir del 7º día de convalecencia!

Les aseguro, que cuando la mente es tan fuerte, te conviertes en una especie de KAMIKAZE HUMANA que se mueve velozmente por la ciudad, en busca de sanación...

...Y ¿saben lo que pensé?...¡¡Con razón estaba TAN cansada!! (¿Verdad que es para matarme?). 

¡¡Qué diferentes somos al enfrentarnos a los PENSAMIENTOS DISRUPTIVOS!!

Quiero rendir homenaje a YAYOI KUSAMA, una de las más reputadas artistas de Japón, que constituye un verdadero ejemplo en el arte de CONTROLAR LA MENTE. 

Tiene 84 años, vive voluntariamente en un Hospital Psiquiátrico de Tokyo, y lleva más de 70 años pintando. Desde niña, padece un Trastorno Obsesivo Compulsivo, acompañado de alucinaciones visuales, lo que se acompaña de grandes dosis de angustia y malestar.

Ve LUNARES DE COLORES a todas horas y de manera omnipresente: en su casa, en las calles, en el cielo...¡incluso invadiendo todo su cuerpo! 

¿Cómo logra sentirse bien? Cada mañana se acerca a su taller, situado a pocos metros del hospital Psiquiátrico, y allí pasa horas y horas plasmando sobre el lienzo todo su mundo de color. Aunque de manera COMPULSIVA, pinta y pinta motivos geométricos (mayormente, lunares), consiguiendo así reducir sus niveles de ANSIEDAD Y MALESTAR que acompañan a su "OBSESIÓN INFINITA". 

¡¡Bravo, mi querida YAYOI KUSAMA!! ¡Mi traumatólogo, también estaría orgulloso de ti! (ENLACE a KUSAMA para ver su obra).


Hoy les traigo una receta muy sencilla, saludable, sin gluten, sin lácteos, sin almidón, con mucha sal gorda...aunque SIN FOTO. Soy valiente en quirófano, pero no me atrevo a explicarle a mi traumatólogo por qué estoy cocinando sin su permiso...¡¡Je, Je!!
 

DORADA A LA SAL
(
1 adulto + 2 niños; ó 2 adultos)
 

Ingredientes: 

  • 1 dorada fresca (700 g, pedirle al pescadero que nos la prepare para hacerla a la sal)
  • 1 Kg de sal gorda

  1. Precalentar el horno a 180 ºC (calor arriba y abajo) 10 '.
  2. En una fuente alargada y honda para horno: cubrir con una base de sal gorda (un dedo de grosor).
  3. Lavar debajo del grifo la dorada y escurrir bien. Acostarla sobre la base de sal.
  4. Cubrir la dorada por completo con la sal gorda. Meter en el horno durante 25'. Veremos que la dorada está cocinada, porque se habrá formado una costra dura por encima.
  5. Sacar del horno y con la ayuda de una cuchara grande, ir retirando la sal gorda y "desenterrando" la dorada, como si estuviésemos haciendo un castillo de arena en la playa (¡¡saquen a ese niño que llevan dentro!!).
  6. Servir directamente en los platos de los comensales los filetes de dorada limpios de espinas. Hemos de calcular que cada niño comerá 1/4 de dorada y un adulto 1/2 dorada. 

¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons