jueves, 12 de septiembre de 2019

Helado de mango y plátano

Hola, hoy les tengo que hacer una pregunta de "periodismo de pie de calle" (me estoy echando el rollo, ustedes síganme la corriente...).

Cuando whatsappean con sus móviles y escriben a sus amigos, ¿dejan que sus sentimientos se reflejen en sus caras? Piénselo muy bien antes de contestarme, porque no es una respuesta tan evidente.

...Les contaré algo. Ayer fui al aeropuerto a recoger a una buena amiga. Como su vuelo tenía mucho retraso, me senté cómodamente en una hilera de butacas, y me puse a "reposar la vista en las acciones de los allí presentes". Para los que no me conocen, les diré que yo no COTILLEO, lo que pasa es que nací OBSERVADORA.

Hecha dicha aclaración, prosigo. Me llamó la atención un joven ejecutivo sentado a mi lado, de unos 42 años, que no paraba de darle a la tecla en su móvil. Le miré la cara para intentar deducir el tema de la conversación. Por su cara taciturna, su postura decaída y su forma de presionar aquellas teclas, deduje que estaba resolviendo los trámites de su divorcio, o quizás apagando algún "fuego" laboral que le traía de cabeza.

...Pues bien, cuando decidí que mi juego había concluido, decidí leer lo que ponía en su pantallita. No se van a imaginar lo que estaba escribiendo:
ja ja m parto d risa
Tras ver el mensaje, sólo había cabida para una conclusión: no es que yo sea mala interpretando caras, es que aquel individuo era un ¡falso! ¡¡Era mentira cochina que se estuviera partiendo de risa!!


...Otra conclusión que podrían sacar es que me entretengo con facilidad, ¡una afirmación muy cierta! Ja, Ja, Ja.


HELADO DE MANGO Y PLÁTANO
(6 PERSONAS)


Ingredientes:


  • 2 plátanos de Canarias grandes maduros
  • 1 mango grande maduro (600 g)

  1. Pelar los plátanos y cortar en rodajas. Echar en un tupper grande.
  2. Pelar el mango, quitarle la pipa y cortarlo en trozos pequeños (no más grandes que una nuez). Apilar el mango encima del plátano, tratando de fabricar un "tetris" donde se alternen los trozos de mango y plátano. Esto no es una cuestión estética, sino que facilitará su extracción del tupper.
  3. Meter el tupper tapado en el congelador. Al día siguiente, triturar la fruta congelada con la ayuda de un robot de cocina potente que pueda picar hielo (yo usé la Thermomix). Quedará una crema helada con sabor a plátano y mango, como la de la foto. No hace falta nada más: sólo fruta congelada, ¡¡rico y saludable!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons