jueves, 14 de septiembre de 2017

Tratamiento con ondas de choque


Buenas tardes, queridos almidoneros.

Hoy no me pillan en mi mejor momento. El dolor de hombros que no mejoraba con mi dieta "sin gluten, sin lácteos y sin almidón" estaba originado por la formación de calcificaciones en los tendones de ambos hombros. He probado un tratamiento con ondas de choque, pero no ha servido para nada. Así que desde Julio, he tenido que aparcar mi ballet porque ya no puedo ni levantar los brazos.

Escribo este post con el único deseo de que mi experiencia (en este caso, "con triste final") les sirva a aquellos, que como yo, tienen calcificaciones en los hombros (o en alguna otra articulación).


La principal idea que les quiero trasladar, es que a mí NO ME HA FUNCIONADO: no han desaparecido las calcificaciones, no ha disminuido el dolor y encima es un tratamiento que duele mucho. Si quieren saber los detalles, sigan leyendo. 

TRATAMIENTO CON ONDAS DE CHOQUE

¿En qué consiste el tratamiento?


Se basa en los efectos mecánicos que producen las ondas de choque al pasar por los distintos tejidos del cuerpo humano; concretamente, en la distinta resistencia que ofrecen dichos tejidos, y que recibe el nombre de "impedancia sónica". Se van a producir una serie de microroturas en los tejidos, que obliga al cuerpo a repararlos.


¿El tratamiento duele? 

Sí. Las sesiones duran unos 15 minutos (en cada hombro). Te tienes que tumbar en una camilla, y casi diría que "mordiendo un palo" o "tomando un buen trago de whisky" (como hacen en las películas del oeste, antes de sacarle la bala al protagonista) para aguantar la sesión.

El terapeuta utiliza un utensilio que recuerda a un ecógrafo, echando primero gel transparente sobre la zona a tratar para aumentar la conductividad. Entonces, va regulando la fuerza con que emite las "ondas", en función del dolor que puedas soportar. No sé en otras partes del cuerpo, pero en los hombros (sobre el supraespinoso e infraespinoso) es una verdadera tortura.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Se suele probar a dar 3 sesiones (con dos semanas de descanso entre cada sesión), y si el paciente no ha notado mejoría, ahí termina el tratamiento (éste fue mi caso).

Si el paciente mejora, se puede dar un máximo de 5 sesiones.


¿Lo cubre la seguridad social?

No. Algunas sociedades médicas sí cubren la totalidad del tratamiento.


¿Ha sido eficaz para eliminar las calcificaciones?

No, en absoluto. Me hice ecografía y radiografía antes del tratamiento y una resonancia magnética tras la última sesión. Las calcificaciones eran IDÉNTICAS antes y después del tratamiento.


¿Ha sido eficaz para quitar el dolor?

No. Me dieron el tratamiento entre Abril y Mayo 2017, sin ninguna mejoría.

CONCLUSIÓN: 

¿Por qué no funcionó?

Mi traumatólogo me dijo que, aunque existen publicaciones que indican que en algunos casos el tratamiento con ondas de choque resulta eficaz para eliminar calcificaciones, él es muy escéptico. Sí es eficaz para romper las piedras del riñon (que presenta una textura de piedra sólida), pero no tiene sentido aplicarlo a las calcificaciones del hombro, que presentan una consistencia de PASTA DE DIENTES.

Espero que mi experiencia les haya servido para tener un poco más de información.

...A mí me toca pasar por quirófano a finales de año (la fecha dependerá de la lista de espera).

Me "arreglarán" el hombro derecho, para empezar. Ya sueño despierta con mi ballet, que he tenido que sustituir temporalmente por caminatas de 5 kms con bastones "de montañero" (¡la cosa es no dejar de hacer ejercicio, en lo que llega la operación, para estar lo mejor posible! Con los bastones llevo unas pintas, que para qué, pero me aseguro de movilizar los hombros aunque duelan).


¡Y es que el ejercicio es fundamental, y debemos "mover el esqueleto" en todas las circunstancias! Porque la MENTE es lo más importante, y las endorfinas contribuyen al buen ánimo, que no es fácil mantener cuando hay mucho dolor.

¡Gracias a todos por estar al otro lado de la pantalla! ¡Nos vemos pronto, almidoneros! 

Próxima publicación: 15 de Octubre 2017 (Domingo).  



4 comentarios:

  1. Amimo mi superheroina desde el minuto cero. Te van a dejar níquelá.Y estas IN lo de los bastones se lleva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues entonces mañana llevaré los bastones andando con garbo y aire misterioso, que si voy a crear tendencia en mi barrio, debo dar la talla, ja, ja! Por cierto, en las clases de ballet mi profe siempre bromeaba conmigo diciéndome que soy la "bad influencer" del grupo...¡no puede con mis payasadas, ja, ja, ja! Es más graciosa y más dulce, mi profe...Bueno, bromas aparte: mil gracias por tu mensaje. ¡No me siento como una súperheroína en estos momentos, pero igualmente sienta DE MARAVILLA que te suelten un piropo semejante! Eres un amor.

      Eliminar
  2. Animo Elena, tenemos que seguir adelante y como dices tu moviéndonos.
    Nos has ayudado mucho con tus consejos y espero poderte ayudar con mi ánimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida María Jesús. Ya he pasado por todas las fases: tristeza, rabia, resignación y esperanza de que la operación llegue pronto. Te contaré algo que me hizo sonreír hoy: iba yo toda dispuesta, andando con mis bastones súper motivada, y un vecino con el que me crucé (y que andaba sólo porque su pobre mujer se había roto la pelvis hacía un año, y aún estaba pachucha...¡al lío, Elena, que te enrollas!), va y me dice: ¡CON QUÉ ESTILO LLEVAS LOS BASTONES, ESTÁS ESTUPENDA! Yo confieso que creí que había entendido mal, porque era la primera vez que hablaba con dicho vecino sexagenario, pero luego pensé: ¡¡verás cuando se lo cuenta a mis almidoner@s! Ja, Ja, Ja. ¡Prueba conseguida, ya camino con estilo con estos bastones! ;)

      Bromas aparte, muchas gracias por tu mensaje. Me ha encantado. ¡A ver si tus ánimos me quitan un poco este mal humor, que estoy muy gruñona! Aummmmmm...¡tendré que retomar la meditación! Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Licencia Creative Commons